Las Indias Club

Comunidad indiana

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Keynes, «the Good Life» y la abundancia

Notas para la conferencia inaugural de Somero 2016. Manjirón, ocho de octubre de 2016

Hazte socio de «El Arte» y haz cerveza

6-juan-urrutia

Buenos días a todos y bienvenidos a esta sierra pobre de Madrid tan preciosa. Siento no haber podido llegar ayer y, todavía más , no poder quedarme a dormir aquí esta noche. Lo siento porque la «conversación» ha adquirido para Las Indias un significado especial pues es tanto un instrumento fundamental de búsqueda de lo que es el Comunitarismo (el Manifiesto Comunero sirve en buena parte a esta «conversación») como un elemento conformador de la «buena vida».

Y, desde luego agradezco a los Indias, de las que me siento parte, la invitación a abrir la conversación de este Somero 2016 en el que ya Las Indias pasan de pensar este momento que vive el mundo, a escucharse a sí mismos y a los demás sobre cómo se puede producir lo suficiente como para generar «Abundancia», llevar una «Good Life» y colaborar a sostener una «Good Society». Este cambio entre Somero 2015 y el planteamiento de este Somero 2016 es un buen punto de partida para mi intervención. De las ideas para revolucionar el mundo pasamos a tratar de un nuevo mundo que… no ha llegado todavía.

Introducción

7-apertura-somero-2016Déjenme anunciar desde el principio que quizá no voy a estar del todo a la altura de esta nueva etapa pues no creo que de mis palabras surja idea idea alguna para introducir a cualquier comunidad en la Economía Directa (fabricar cerveza por ejemplo) clara y evidente. Como mucho saldrán palabras relacionadas con la enseñanza y el aprendizaje y con el conocimiento y la sabiduría que tratarán de aclarar estas distinciones sugiriendo que quizá se pueda desbrozar los dos caminos, i) el que va de la enseñanza al aprendizaje y ii) del conocimiento a la sabiduría.

En cualquier caso voy a tratar de ceñirme al título sugerido por Las Indias, «Keynes, the Good Life y la Abundancia» y aceptado muy gustosamente por mí pues se dan tres condiciones cruciales ya que tendré que hablar de tres cosas que me «ponen»:

  1. Política, tratando de identificar el tipo de relaciones sociales y de Poder en el que surge, o puede surgir, The Good Life.
  2. Economía, explicando libremente e futuro del sistema económico que, si lo hacemos bien, podría llevarnos a la Abundancia.
  3. Keynes, una de mis personajes ejemplares, como macroeconomists, servidor público en varios oficios, universidad, finanzas, etc. Y practicante de una buena vida en Bloomsbury

Política: por un liberalismo pequeño burgués

Lo que voy a contar bajo esta rúbrica está escrito hace 25 años y reproducido en junio del 2014. En cualquier caso seguiré un resumen que laboraron en su día David y Natalia.

Yo trataba hace 15 años de reaccionar contra el neoconservadurismo revolucionario americano bajo el mandato de Bush jr. que justificaba el inicio de la guerra de Irak. Para hacerlo tenía que declararme antirevolucionario y pequeño burgués, gesto este que me entusiasmaba pues el neoconservadurismo era «la Revolución» del momento (recordemos Las Azores). La burguesía se identificaba con esa unión de Grandes Empresas, Finanzas y Estado que era jaleada por una prensa sometida al Poder conformado por esas tres instituciones. Repasaré ahora las características de esta «contrarrevolución» que proponía frente a la «revolución neoconservadora»:

  1. Primacía de la libertad
    1. Necesidad de le ética individual (responsabilidad individual)
    2. Verdad antes que felicidad (no todos los medios son legítimos)
    3. Rebeldía y experimentación (como veremos en Keynes)
    4. Diversidad (exigida por la libertad individual y la correspondiente responsabilidad)
    5. Libertad antes que utilidad (que exige la propiedad privada)
    6. Universalización de los derechos humanos, o si lo prefieren «generalización», pues la universalización es una cuestión debatida entre los indianos.
  2. Primacía del individualismo, que aunque parezca contradictorio, pone la identidad por delante del individualismo (veremos luego que esta identidad comunitaria en competencia mantiene la diversidad)
  3. Primacía del orden espontáneo
    1. Proyectismo participativo (permitiría el intervncionismo a la Keynes o a la Stiglitz)
    2. Estado pequeño y fuerte (de todas las figuras del Poder, la confederación es mi preferida)
    3. Funcionariado de élite (Keynes es un ejemplo)

Siempre he pensado que en Keynes se daban todas estas características.

Economía: Abundancia

Una vez declarada mi pertenencia (al menos como profesor) a la pequeña burguesía me corresponde ahora tratar de convencer que a) la forma económica mejor es el Mercado, b) siempre que este mercado no genere Rentas y c) genere Abundancia. Una vez cumplida esta tarea podré pasar a discutir en qué consiste The Good Life.

Comunidad identitaria

Baste aquí con describir muy esquemáticamente cómo se forman las comunidades a partir de un juego evolutivo consistente en formar parejas aleatoriamente y en cada momento hacerles jugar un juego cualquiera de manera que se va formando una red, un proceso ese en el que van apareciendo hábitos sociales, o memes hasta que se llega a un equilibrio del juego evolutivo que se denomina Estrategia Evolutivamente Estable o también «equilibrio a prueba de mutantes» pues a nadie le interesa salirse de la pauta de conducta del equilibrio.

Fraternidad y posibilidad de la Abundancia

En el equilibrio del juego evolutivo se da la Fraternidad, término este que incluye la amistad y el placer de estar juntos. Esta Fraternidad implica dos características cruciales como son la confianza mutua y la credibilidad de los compromisos. Si la red en la que estamos es distribuida de verdad nos topamos con la posibilidad de la Abundancia porque a) disminuyen los costes de transacción por la confianza mutua, b) se da el efecto red o Efecto Mateo según el cual «al que tiene se le dará» debido precisamente a que entrar en una red muy tupida disminuye los costes y c) se dan las economías de alcance según las cuales se gana más ampliando el abanico de productos fabricados por una empresa que aumentando la producción de un solo producto. En el límite estamos en el equilibrio de la competencia perfecta en un mundo digital como el de hoy llevado al límite.

Problemas

Antes de llegar al límite sin embargo no todo es de color de rosa

  1. La revolución es posible dependiendo de el umbral de rebeldía de la condición epistémica (o quién sabe qué, conocimiento común en el límite) y de densidad de la red. Ejemplo: en las comunidades conservadoras tanto más fácil es la revolución cuanto menos densa sea la red: Inglaterra.
  2. El Comunal . Se trata de un bien que no tiene rivalidad en el consumo pero adolece de exhaustividad. El mercado asigna mal estos bienes semipúblicos y las soluciones existentes o son perfectas y son locales. Como el incremento de bienes digitales aumenta el volumen de estos bienes el reino de la abundancia no es tan fácil de alcanzar de manera general y mientras tanto se genran soluciones malas como son a) la ley de propiedad intelectual, b) la financiación del conocimiento mediante dinero público o c) los desincentivos de los rankings de científicos.
  3. Disipación de rentas. Como en competencia perfecta nadie tiene ningún poder monopólico porque la amenaza de largarse no es creíble, en ella no hay rentas. Pero incluso en ese caso el Estado podría crearlas en favor de El Poder. Pensemos como ejemplo en la apuesta de los chiringuitos financieros de la llamada Fintech que podrían eliminar parte del poder de los bancos y espremos aver cómo evoluciona esa posibilidad. También deberíamos recordar la distinción entre Placer, producido por la lucha y Confort generado por el disfrute (Hirschman)

«The good life» y «The good society»

El problema de la traducción

Quiero identificar la forma de vida a la que creo aspira un comunero. Le voy a llamar «The Good Life», pero inmediatamente me encuentro «Lost in Translation». Una «Good Society» es un conjunto de individuos que llevan una «Good Life». Luego si quiero saber cómo traducir una «Good Society» tengo que traducir primero «Good Life«.
Se ha intentado muchas veces. Bien como la buena vida (en el sentido de pegarse una buena vida), bien como una vida buena (lo contrario de una vida mala, como la de un criminal digamos)

Me atrevo a intentar definir el significado de «The Good Life»

The Good Life denota una forma de vida que incluye un cierto cuidado con las cosas, vivas o muertas, que nos rodean paraqué continúen ahí, una ausencia de abuso de cosa o se, una cierta modestia (o solo un pequeño grado de arrogancia) en la actitud vital excepto ante el poderoso.

Por lo tanto una buena traducción podría ser una vida digna, o plena, o modesta o recoleta. Yo me quedo con una vida digna (o plena) que creo solo se puede ejercer en un liberalismo pequeño burgués.

En consecuencia sugiero que traduzcamos eso de «The Good Society» como una sociedad digna que, naturalmente, incluiría la igualdad de oportunidades.

Bloomsbury

Este grupo tan raro para nosotros puede ser el correlato real de lo que ahora llamo el liberalismo pequeño burgués. La mezcla era muy heterogénea pues incluía gente como Virginia Woolf, J.M. Keynes , B.Russell y algunas otras con oficios y prácticas muy variables; pero todos participaban de unas características comunes como a) orgullo de sus educación, b) ruptura con el clasicismo victoriano y c)orgullo por ser la luz del mundo.

Su situación ante el mundo era en algún sentido como la nuestra hoy dados los cambios tecnológicos y la necesidad de reinventarse. Keynes pertenecía a este grupo que se reunía en casa de las hermanas Bell en Russell sq. Solo así se entiende que escribiera Las posibilidades económicas de nuestros nietos cuyo subtítulo en castellano es «¿qué se necesita para una buena vida?» mientras que en el original se utiliza… para una «Good Society» lo que nos remite otra vez al problema de traducción. En cualquier caso debería estar ya claro que una «Good Society» incluye la autorrealización de los miembros individuales que la conforman.

Cuantificación de la Good Society

Los dos Skidelski (Robert y Edward, padre e hijo) hacen un esfuerzo por cuantificar la renta necesaria para que una familia pueda llevar una «Good Life». Pero ellos mismos dicen que esta cuantificación no es muy importante: «Progress should be measured not by the traditional yardstiks of growth or percapita income;» sino por los siete elementos de una «good Life» o vida plena. Estas varas de medir son 1) salud, 2) seguridad, 3) respeto, 4) personalidad (identidad individual, tal vez ¿«ser alguien»?), 5) armonía con la naturaleza, 6) amistad (fraternidad) y 7) ocio.

En cualquier caso me apresuro a decir que estos no son los pilares de la sabiduría sino solo unas ideas sobre las que nunca podremos dejar de hablar en una comunidad. Veamos dos opiniones cualificadas sobre la educación relacionada sin duda sobre varias de las varas de medir. Phelps:

We will all have to turn from the classical fixation on wealth accumulation and efficiency to a modern Economics that places imagination and creativity at the center of economic life

Sen recordaba que los debates eran la metodología de enseñanza en la vieja Universidad de Nalanda (la más vieja del mundo)

Me atrevería a concluir esta sección diciendo que la Educación debe centrase en los valores asociados a las Humanidades que resaltan no tanto la eficiencia o la riqueza sino la felicidad y el sentido del trabajo bien hecho que solo se adquieren en una institución en la que lo primordial es aprender a través del debate y no tanto estudiar aquello que parecía era necesario en el siglo pasado

Comentarios finales

Ya para terminar me voy a limitar a señalar como la figura de Keynes y sus enseñanzas ilustran todo lo que he intentado explicar en materia de Liberalismo, Abundancia y la Vida Digna. Y lo voy a hacer aportando unas citas, ya sean del propio John Maynard o de Joaquín Estefanía en su larga introducción a los Ensayos en persuasión del maestro.

Estefanía

La economía académica no estimulada su inventiva, pero los grandes problemas de la economía aplicada y su discusión le podían apasionar; entonces ponía en marcha sus grandes facultades intelectuales y sus dotes de persuasión
p.37.

No trataré de enmendarle la plana a Estefanía pero quiero dejar claro que deberíamos aclarar si realmente cabe la distinción entre a) economía aplicada vs. economía académica, b) inventiva vs. facultades intelectuales y c) persuasión política vs. persuasión académica.

Sus estudiosos recuerdan una y otra vez que para nuestro autor la «buena vida» es el único objetivo racional del esfuerzo económico; lo demás, el déficit, la deuda, la inflación y la deflación, meras etapas intermedias e instrumentales.
p.51

Esta cita me plantea dos dudas. a) limitarse a citar como materias del estudio económico solo los problemas macroeconómicos no es adecuado pero la misma afirmación sería adecuada aunque hubiera añadido los problemas microeconómicos. b) ¿En qué medida la «buena vida» a la que se refiere Estefanía es propia de Bloomsbury?

Keynes

En el ensayo «¿Soy un liberal?»

En un período de extrema abundancia se da el máximo de libertad individual y el mínimo de control coercitivo a través del Gobierno, y las relaciones de intercambio entre los individuos sustituyen al razonamiento.

No está bien escrito pero encaja con mi exposición política y lo que quiere decir es que en el reino de la abundancia podemos vivir sin estar todo el día pensando y esto nos permite vivir la “buena vida”

Tenemos que descubrir una nueva sabiduría para una nueva época. Y entre tanto debemos, si hemos de hacer algo bueno, parecer heterodoxos, molestos, peligrosos y desobedientes para con los que nos han engendrado.

Aquí cabe recordar las distinciones que hemos hecho entre una educación que, a otro nivel, sea Kontraren Kontra (esto último ya lo somos)

En «Las posibilidades económicas de nuestros nietos»

Los incansables y decididos fabricantes de dinero pueden llevarnos con ellos hasta el regazo de la abundancia económica. Pero serán las personas que puedan mantenerse vivas y cultivarse hacia un mayor perfeccionamiento del propio arte de la vida y no venderse por los medios de vida las que serán capaces de disfrutar de la abundancia cuando llegue.

Aquí me permito recordar un detalle personal. Lasabiduría económica de nuestros padres, al menos de mi padre: jamás gastar el patrimonio y gastar muy sabiamente los intereses del mismo.

Los acontecimientos se desarrollarán sencillamente en el sentido de que habrá clases y grupos mayores de personas en los que los problemas de la vida económica prácticamente habrán sido eliminados.

La abundancia llegará, pero poco a poco y por capas socioeconómicas. Y esto siempre que los ricos no abusen creando rentas.

Conclusión

Si he de quedarme con algo de lo dicho hasta aquí a mí me gustaría quedarme con una implicación nada obvia sobre la que, en relidad n he dicho nada. Setrata de la performatividad. Y me construyo una cita como si esta idea mía fuera memorable: Cuando la gente esté preparada para vivir en la abundancia, la verdadera abundancia 8 no el dispendio tonto) entonces ésta se dará.

Si estoy en lo cierto nuestra tarea como comuneros es: construir una nueva forma de vida.

El futuro aquí y ahora: Keynes, Marx, Dewey, Foucault, Dreikurs, Zamenhof, etc.

«Keynes, «the Good Life» y la abundancia» recibió 9 desde que se publicó el Lunes 10 de Oct de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Keynes, «the Good Life» y la abundancia https://lasindias.club/keynes-the-good-life-y-la-abundancia Notas para la conferencia inaugural de Somero 2016. Manjirón, ocho de octubre de 2016

  2. @juan solo un comentario crítico que en vivo me parecía que hubiera distraido de lo importante pero que por escrito merece la pena.

    Dices «El Comunal . Se trata de un bien que no tiene rivalidad en el consumo pero adolece de exhaustividad. El mercado asigna mal estos bienes semipúblicos y las soluciones existentes o son perfectas y son locales. Como el incremento de bienes digitales aumenta el volumen de estos bienes el reino de la abundancia no es tan fácil de alcanzar de manera general y mientras tanto se generan soluciones malas como son a) la ley de propiedad intelectual»

    Sin embargo:

    los bienes digitales no son exhaustibles, pueden hacerse todas las copias que se quieran, además a coste marginal cero, es decir, son abundantes por tanto difícilmente el incremento de bienes digitales hace difícil de alcanzar el reino de la abundancia.

    Por tanto no es que la propiedad intelectual sea una mala solución a la exhaustividad. Puede que sea una mala solución a otro problema, los incentivos de los autores, pero no es una solución a la exhaustividad de los bienes digitales porque no existe tal.

    Por supuesto se puede argumentar (erróneamente desde mi punto de vista) que hay que renunciar a la abundancia de todo lo digitalizable (conocimiento) con tal de generar incentivos… pero eso es otra discusión. Lo que es un hecho es que la P.I. no es una mala solución en la búsqueda de una abundancia a la que los bienes digitales colaborarían de forma incompleta.  (sigue)

  3. @juan De hecho parecería que la Ley de Propiedad Inlectual más bien es es la pura imposición de una renta que evita disfrutar de la abundancia que se daría espontáneamente gracias a la no rivalidad y no exhaustividad del comunal digital.

    Y es que la naturaleza del  comunal digital es muy distinta a la del comunal agrario tradicional porque puede que los pastos se agoten por sobre-explotación, pero por mucho que use mi copia de Ubuntu, los planos de la máquina de cerveza o lea tus libros, no van a desaparecer por ello del abasto público ni reducir éste (más bien puede ocurrir al revés debido, precisamente, al efecto red. )

  4. Ines Zalbide dice:

    @juan@david ¡Muchas gracias maestros!

  5. Juan Urrutia dice:

    @david @club tienes toda la razón en cuanto a lo digtal en sí; pero el uso de las potencialidades exige algunas otras cosas que convierte a aquello que lo digital permite en algo parecido al comunal.

  6. @juan… parecido en qué sentido? Qué potencialidades? Los bienes digitales se consumen como digitales y los productos que los incluyen son mercancías «normales». Por ej: la música, los libros o los vídeos los consumo directamente como bienes digitales. Y si alguien transforma uno de nuestros libros en papel o un diseño de una casa en una impresión para vender el plano en papel, ese objeto, libro o plano, en papel es en sí un producto normal con la única peculiaridad de tener un sustitutivo cercano gratuito… lo curioso es que como demostramos con la colección Planta 29, a pesar de eso, los márgenes pueden llegar a ser incluso mayores que en la industria. Así que… ¿dónde está la similitud con la exhaustividad de las tierras comunales?

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] de esas pertenencias, al que desde entonces consideraríamos como un par, generando inmediatamente como propuso Juan en su conferencia en Manjillón, una confianza que permitiría reducir los costes de transacción notablemente, permitiendo que la […]

  2. […] llevan tiempo. Hace nuy pocos días intervine en Somero 2016 con un texto que se puede consultar aquí y que me llevó tiempo y atención el escribirlo. En pocos días tengo que intervenir en el […]

  3. […] by Steve Herrick from the original (in […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo de Cooperativas de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.