Las Indias Club

Comunidad de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Notas para el desarrollo del software de itinerarios

Notas para empezar a discutir los detalles del desarrollo de «itinere», nuestro software de gestión de itinerarios.

Una de las claves de «itinere», el software que estamos desarrollando para la gestión de los itinerarios de nuestra «Escuela de Indias» es la sencillez. Sencillez porque la mayor parte de la gestión del sistema recae en los propios usuarios en sus diferentes niveles.

1. Tipología de usuarios

Tendríamos cuatro tipos de usuario:

  1. Administradores: Tienen todos los poderes y son los únicos que pueden hacer público un itinerario.
  2. Autores: Son los creadores de un itinerario.
  3. Coordinadores: Son usuarios designados por un autor para coordinar las tertulias de un curso en una ciudad o lugar específico.
  4. Itinerantes: Usuarios básicos que pueden inscribirse en un itinerario (y acceder entonces a su contenido) e interesarse por paticipar en las tertulias.

2. La portada

En la portada tendremos los distintos itinerarios que se ofrezcan en cada momento. Podrá mostrar los itinerarios por categorías para hacer más manejable todo cuando el número de itinerarios crezca.

Cuando un usuario (registrado o no) pincha sobre uno de los itinerarios se le muestra el índice de contenidos y se le ofrece seguirlo (para lo que tendrá que estar registrado). Es la única forma de saber quienes están haciendo o al menos están interesados en un itinerario determinado en un lugar determinado.

3. El itinerario

La página del itineario muestra:

  • El contenido del itinerario
  • Su autor
  • Su coordinador de tertulias en la ciudad declarada por el usuario, si lo hubiere.
  • El número de personas que hasta ese momento ha seguido el itinerario
  • El número de personas en la misma ciudad que ha seguido ese itinerario hasta ahora
  • Usuarios interesados en ese momento en esa ciudad en hacer una tertulia sobre los contenidos
  • Un botón para unirse al grupo de interesados en la tertulia.

4. Creación de un itinerario

El formulario de creación de los itinerarios tiene que estructurar sus partes como piezas perfectamente identificables por el sistema, de modo que nos permita posteriormente una gestión global: desde asegurarnos de que todos los contenidos cumplen las regulaciones legales hasta llegar a acuerdos para obtener descuentos para los itienerantes con editoriales o librerías.

Los elementos en la construcción de un itinerario serían:

  • Capítulo: lleva asociado un título, un texto introductorio y X bloques
  • Bloque: lleva asociado un título, un texto y materiales. Los bloques solo pueden crearse dentro de un capítulo.
  • Los materiales, que solo pueden existir dentro de un bloque y a su vez pueden tener un texto introductorio y un texto explicativo (el que sigue al material). Pueden ser:
    • Libro, con: autor, título, editorial, fecha de edición, portada (imagen) y enlace a la página web oficial del propio libro.
    • Vídeo con enlace a su página en algún repositorio conocido (youtube, daily motion, etc.) o directamente a la uri del archivo mp4.
    • Artículo. Archivo en formato PDF subido a la plataforma
    • Enlace. Dirección URL.

5. Páginas de usuario

Cada tipo de usuario tiene una visualización diferente. Un usuario ha de ver:

  • Sus datos personales (todos obligatorios pero también editables). Incluye: nombre, foto, ciudad, email de contacto para tertulias.
  • Los itinerarios que está siguiendo y si tiene avisos en ellos.
  • Los itinerarios que ha propuesto, su estado (aprobados, etc.) y en los que estén aprobados:
    • datos de usuarios (quienes siguen el itinerario y dónde)
    • Enlace para editar y proponer una actualización del itineario
    • Enlace a la página donde gestionará la red de coordinadores para ese itinerario
  • Los itinerarios que coordina y dónde, enlazando a una página específica de coordinación de tertulias de cada itinerario en cada lugar.
  • Acceso a la página de creación de itinerarios. No puede hacerlos públicos a no ser que sea un administrador, pero puede proponerlos.
  • Si es un administrador tendrá además una vista de las propuestas pendientes de nuevos itinerarios y de modificaciones por sus autores de itinerarios ya aprobados. Podrá además tener acceso a la edición de formularios, las redes de coordinadores y las páginas de cada coordinador

6. Página de coordinación de tertulias

Los coordinadores de un itinerario en una ciudad tienen páginas en las que declaran el número mínimo de personas a partir de las cuales les merece la pena poner en marcha una tertulia en su ciudad alrededor de ese itinerario.

Cuando este número se alcanza reciben un aviso y pueden convocar a los interesados mediante un formulario que les escribe uno a uno a todos el mensaje que decida el coordinador proponiendo fechas y lugar para un encuentro. En ese momento los usuarios no solo recibirán aviso sino un calendario donde podrán señalar, de entre las fechas propuestas, cuales tienen disponibles en el horario propuesto por el coordinador.

A partir de ahí, el coordinador podrá bien hacer otra propuesta de fechas, bien ponerse en contacto directamente con los usuarios para dar lugar a una tertulia. Cuando la tertulia se realice, el coordinador deberá realizar un pequeño informe con el número de sesiones, los días y el lugar de las tertulias realizadas.

7. Visión global

El software agregará toda la información en una página general donde se podrá visualizar el número y localización de los usuarios por temas de los itinerarios, las tertulias realizadas, los coordinadores, etc.

«Notas para el desarrollo del software de itinerarios» recibió 30 desde que se publicó el domingo 05 de Feb de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por las Indias.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Grande! Excelentes notas! Lo he leído varias veces y no me surgen grandes dudas a discutir. Lo único que me ha venido a la cabezo o que he echado en falta ha sido una descripción más al detalle del juego coordinadores, la ciudad de los coordinadores, las tertulias y sus ciudades. Por quizás tampoco sea el momento de aterrizarlo tanto y sea mejor ir atacando cada uno de los puntos, desarrollar una versión funcional y discutir sobre esa versión funcional.

    ¿Qué os parece? Si os parece bien me pongo a despiezar tus notas en tareas de programación que nos permitan ir avanzando y perfilando sobre el desarrollo.

  2. Juan Ruiz dice:

    Fenómeno, simple y claro. Un elemento muy interesante de los itinerarios son las conversaciones que se vana crear en cada uno de ellos: preguntas, dudas, propuestas, aportes, etc. ¿Todo ello lo va a gestionar también itinere? ¿O va a ser a nivel de listas de correos asociadas a cada itinerario? En caso de que sea desde itinere (que yo creo que es lo adecuado) ¿las conversaciones serán públicas o sólo podrán verlas los itinerantes de cada itinerario?
    Cuando alguien consulte los itinerarios, estaría bien que se supiera si está desarrollándose o está abierta la inscripción.
    La verdad, va a aquedar magnífico.
    Gracias.

    • No le veo sentido a listas de correo entre itinerantes. En primer lugar porque no hay algo así como un curso, con un grupo empezando las lecturas a la vez. Cada cual las hace cuando quiere y se apunta cuando quiere. En segundo lugar porque la lectura compartida tiene sentido cuando hay contextos comunes y de entrada no podemos decir que los que se apunten a un itinerario vayan a tenerlos.

      Pero sobre todo porque creo que no debemos centrarnos en las tertulias ni en la interrelación entre los itinerantes anterior a haber acabado el itinerario. Y cada vez que la conversa va hacia ahí se me disparan las alarmas porque creo que en lo que tenemos que poner énfasis, por una vez, es en lo individual. En el «esfuerzo» de leer los libros y materiales. Estoy convencido de que si damos el más mínimo énfasis a las tertulias etc. la gente va a acabar esperando y exigiendo un curso. Un lugar donde le cuenten, otros le cuenten, sin necesidad de trabajar los textos originales. Es lo que ha dejado tras de sí tantos años de mensajes de «aprender sin esfuerzo» y «derecho a que te enseñen».

      Un ejemplo: los chicos que escriben para las prácticas. Ves muchos días que entran cuarenta y leen la oferta de prácticas. De ahí nos escriben unos siete u ocho. ¿Cuántos dirías que entraron ese día en la página de la Sociedad de las Indias para informarse sobre el lugar donde quieren trabajar y qué clientes tiene? Uno. Algún día, dos. Es posible que en realidad no sea ninguno de ellos sino alguien que pasa por ahí. No se molestan en saber quiénes somos y qué hacemos. A decir verdad, por las cartas que envían la mayoría ni siquiera lee la página sobre las prácticas, solo rellena. ¡¡Y eso que es para prácticas de análisis de información e inteligencia!!

      Otro ejemplo de otra franja generacional y situación laboral. Hace poco me invitaron a una tertulia, fundamentalmente de dircoms y periodistas. Eligen una novela al mes e invitan a alguien relacionado de alguna manera con el tema de la novela a discutirla con ellos. El día que fui habría unas treinta o cuarenta personas. ¿Cuántas habían comprado/descargado la novela? Cinco. ¿Cuántos la habían leído? Dos, creo recordar. La mayoría iba a ser parte de la tertulia cuyo objetivo era compartir el texto sin haber leído el texto, es más, sin haber tenido la intención de leerlo.

      Es la cultura dominante. Hemos hablado mucho sobre ello en estos años. Y no debemos olvidarlo si no queremos que la cosa acabe en nada.

      Onfray optó por no hacerse cargo: no solo eliminó las evaluaciones, también las tertulias y las tutorías. Vas, escuchas y si quieres leerte los materiales bien y si no es cosa tuya.

      Nosotros hemos optado por crear espacios de tertulia, sabiendo que si los itierantes leen los materiales, son muy valiosos. Pero si le damos centralidad, si creamos herramientas para que unos se apoyen en otros durante la fase de lecturas… es muy probable que esperen a que la lista de correo o la tertulia resuelva por ellos decirles que era lo memorable de cada texto y al final acabe siendo algo muerto.

    • La experiencia que ha supuesto para mí hacer el (primer) itinerario lo confirma en cierto modo. Me he visto impulsado a compartir esos nuevos conocimientos y opiniones con aquellos amigos con los que comparto aventuras intelectuales, pero me ha costado realmente compartir el resultado personal de la lectura y termino siempre intentando animar a que se lo lean ellos. En parte porque esa es la única manera que encuentro de que sea una conversación entre pares, en la que no sea sólo yo el que muestra nuevas ideas, mis aprendizajes y críticas de las mismas, sino una conversación en la que la otra persona tiene sus propias experiencias y puede criticar mi postura desde el conocimiento de esas lecturas. Es bonito compartir el aprendizaje propio con otros que no han tenido la ocasión sólo cuando les tienes aprecio y compartes ya una conversación elaborada (no lo encuentro así con gente con la que no tengo nada en común), pero es mucho más bonito poder compartir esas experiencias cuando ellos también se animan a tenerlas y es cuando realmente empiezan a aparecer sentidos más profundos.
      Yo dediqué más de un año al itinerario y fue una experiencia muy individual. Me gustó especialmente hacerlo así porque me hizo dueño de mi aprendizaje, no tuve un profesor diciéndome que no hago los deberes (en parte no los hice), ni que estudio demasiado poco, tuve la libertad de escoger qué cantidad de conocimiento quiero destilar de esas lecturas, de cuáles libros extraer citas y hacer comentarios más elaborados y cuáles sólo leer para disfrutar. Incluso cuáles dejarme a medias. Y a fin de cuentas siento que me puso a la altura de participar de la conversación que nos espera una vez finalizado ese itinerario.
      No sé si me hubiera motivado sentirme parte de un grupo de itinerantes, nunca tuve ese sentimiento de clase del colegio, casi nunca fui a cenas de clase, ni a fiestas de clase, etc. Más bien me hubiera sentido presionado, acabando por ver a los indianos como unos profes de universidad a cuya altura no voy a estar y no como los queridísimos amigos que son hoy para mí. Además, encuentro bastante satisfactorio encontrarme con otras personas que han hecho el itinerario y saber que hemos compartido una experiencia, sin ceremonia de grupo, pero que nos ha dotado de una base para conversar sobre nuestras vidas y entender los conceptos que manejamos en ellas, incluso sentir que compartimos identidad.

  3. Juan Ruiz dice:

    Creo que en vista de lo que dices, y dado que por tu experiencia la mayor parte de la sociedad no entendería o no compartiría lo que se pretende con los itinerarios, entonces hay que dejar muy claro tanto el perfil de dedicación y esfuerzo que se pide y qué se pretende.

    • Si y al mismo tiempo no «echar a nadie para atrás». Haciendo las entrevistas a los chicos de prácticas nos hemos dado cuenta de que prácticamente todos tienen una gran inseguridad, todos plantean en algún momento que no saben si serán capaces de sacar adelante una o dos semanas de prácticas, por ejemplo. Y no creas que se lo pintamos difícil, al revés, les decimos que media jornada vamos a explicarles las metodologías y la otra media la van a pasar con uno de nosotros que la aplicará en la práctica… en fin… este es un mundo muy raro…

  4. Esto está tomando una forma estupenda! Sobre la dinámica del aprendizaje, casi que las tertulias serían un incentivo que se darían en el marco de el ardor que se produce cuando aprendes algo y necesitas compartirlo, discutir sobre ello para profundizar, despejar dudas…

    Estoy de acuerdo en que darles un mayor protagonismo de entrada sería contraproducente y no hay nada más desalentador que una tertulia en la que en el mejor de los casos solo habla uno porque los demás no trabajaron los materiales. Y a eso no se le llama tertulia, sino clase magistral. Son una pasada, pero se alejan de la tertulia y descargan la responsabilidad de los que asisten sobre el «experto» en la materia. Y es justamente lo que queremos evitar. Por eso, veo muy guapo los hilos de conversación dentro de los itinerarios, para tener la posibilidad de conversar con otros que están en el mismo proceso que tu, y que, además salva las barreras geográficas. Cuanto más rica sea esa conversación online, más propuestas de itinerarios veremos. Y seguramente nos llevemos sorpresas hasta cómo y dónde se organizan.

    • Pues Nat, no sé, como le decía a Juan creo que si creamos «foros» entre itinerantes va a ser aun peor porque la cibercultura en este momento es twitter, no los foros de ciberpunk, así que en moderación íbamos a tener que gastar todas las horas que ahorramos en lo demás. No van a venir en comunidad (no tienen) y solo podrán formar comunidad a partir del contexto común que es hacer el itinerario. Es decir, solo funcionaría a partir de la tertulia. Y en ese caso… mejor que lo hagan ellos en un espacio propio que dependiendo de nos, verdad?

  5. El planteamiento me parece claro y sencillo, solo se me ocurre proponer un sistema de etiquetado básico de los bloques de contenido pensando sobre todo en su futura reutilización: no sería que un itinerante pudiera usar estas etiquetas para buscar contenidos aislados y fuera de contexto, sino que un futuro autor de un itinerario pudiera localizar contenidos ya creados que podrían formar parte del suyo o enriquecerlo añadiendo contexto.

    • Muy bueno!! Gracias!! Me encanta la idea de formar un pequeño «diccionario bibliográfico» de temas al servicio de los autores!

      • @juanhm @david Sí! es una idea genial!

        Estos nos abre dos temas a resolver

        * Pensar las categorías con las que vamos a organizar los itinerarios

        * Pensar en esas etiquetas que conformarán ese diccionario bibliográfico.

        Con las categorías me queda claro que tendríamos que trabajar con una lista cerrada o bien definida por la plataforma. Sobre las etiquetas de los bloques no lo tenga tan claro, las dejamos abiertas para que los autores las vayan dando de alta?

        • Yo creo que ese es nuestro trabajo hacer ambas. Irán creciendo, pero no queremos una folksonomía sino una taxonomía… aunque vaya evolucionando con el tiempo conforme vayan incorporándose bloque y tocará remozarlas todas cada cierto tiempo para dar coherencia al conjunto en función de lo que haya en cada momento.

        • @manuel @david Imagino que unas etiquetas abiertas para los creadores pueden ayudar a organizar ese futuro glosario de contenidos, pero en cuando a las categorías creo que deben estar bien definidas y más o menos controladas, más aún si además de organizar los bloques en campos semánticos deben articular el sistema para no mostrar ciertos bloques hasta haber superado los previos, o para que solo se abran opciones colaborativas a partir de un cierto punto.

          Como ejemplo sencillo de todo esto, suponiendo que un bloque puede tener varias categorías, un contenido de tipo “economía”, “avanzado” no se recomendaría a un itinerante hasta haber superado un % de bloques de “economía”,”básico”. Y hasta no superar un número mínimo de bloques de tipo “básico” no se accedería a herramientas de colaboración, sugerencia de contactos, etc.

          En realidad esto mezcla un poco los conceptos de organización por categorías con los de nivel y progreso, pero aunque esta segunda parte se podría hacer de otro modo y complicar más, no sé si realmente merece la pena o al menos de partido con algo así de básico pueda bastar.

  6. Juan Ruiz dice:

    He redactado un borrador de itinerario y todo esto que estáis comentando me viene muy bien para acabar de perfilar lo que va a ser mi papel en él. Pero también voy a seguir alguno de los itinerarios, por supuesto. En este doble papel que espero que asumamos más gente, entiendo las prevenciones de David, porque la verdad, no me gustaría convertirme en un moderador ni en un maestro al estilo de los que tiende a evitar Rafael, pero un poco en contraste, y en el tono de lo que afirmaba en mi primer comentario y con lo que dice Nat, y observando cuáles eran mis inquietudes cuando abordaba mi formación autodidacta en algún tema, me hubiera gustado poder tener acceso a conversaciones con personas que hubieran estado en mi misma posición. ¿El objetivo último sería incorporar nuevas personas al entorno de La Indias? ¿Que los itinerarios fueran instrumentos para ir creando una red cada vez más amplia que sea capaz de dotarse de unos conceptos y vocabulario compartido que hiciera posible que conjuntamente podamos profundizar en nuestro conocimiento y no perdernos en debates superfluos casi personales como los que se producen en las redes sociales? Quizás si somos capaces de mostrar lo que se desea y qué tipo de proceso es el que define un itinerario, la posibilidad de que haya un debate entre itinerantes puede ser positivo. Pero no sé si sólo redactando lo que pudiera ser un perfil de itinerante la cosa quedaría lo suficientemente clara. El hecho de que no haya títulos, de que el proceso consista únicamente en querer saber sobre algo, y que todo se haga por puro voluntarismo y generosidad, creo que ya ejerce un control importante sobre el perfil de los itinerantes y el tipo de debate y contenidos que potencialmente rondarían por esos comentarios.

    • El objetivo último sería crear un movimiento que complementara suficientemente la pérdida de cultura humanística que la evolución y sucesivas reformas de la universidad han propiciado en los últimos años y que pusiera en valor ese autodidactismo que tanto nos gusta a todos los indianos.

      Veo lo que @nat y tú decís y se me ocurre juntarlo con lo que proponía @juanhm que es muy bueno.

      ¿Qué os parece que cuando un grupo de itinerantes, en los mismos u otros itinerarios, hayan acabado una masa crítica de bloques comunes se le ofrezcan esas herramientas?

      Esto implicaría algo que comentábamos antes con @manuel: que en vez de que el itinerante marcara como acabado un itinerario entero al finalizar, marque como acabado bloque a bloque y solo tras acabar uno le salga en siguiente…

  7. @david Me gusta mucho el enfoque. Entiendo mucho mejor el proceso de aprendizaje individual tras leer el mensaje de @rapha . Tengo un sesgo hacia el conocimiento en comunidad, y creo que esta experiencia puede resultar muy enriquecedora. Alcanzar nuevos bloques cual nuevo nivel en un videojuego es genial! @ruivaldivia @juanhm Parece que vamos perfilando la dinámica, verdad?

    • Podría ser interesante plantearlo como un videojuego, al modo de los MORPG en los que tienes ciertas etapas que pasar a solas con tu personaje, para subir de nivel y sucesivamente tienes acceso a interactuar e incluso jugar misiones conjuntas con tus compañeros de nivel.
      @nat Tienes razón en lo de aprender en comunidad, pero siento que inducir la libre agregación puede ser mucho más interesante que estructurar grupos de forma planificada.

      • Precisamente en la libre agregación siento que tuvo la magia vuestro itinerario.

      • Me parece una gran idea, combinando la fase individual para subir de nivel con la libre agregación a grupos cuando llegue el momento.

      • tendría sentido entonces pensar en cuál es la manera de hacer que los itinerantes se conozcan de la manera más espontánea que el marco del itinerario permita e interactúen en la realización de alguna de las tareas propuestas

        • Sí, esa idea de la espontaneidad me gusta mucho… y aunque suene a coña os pregunto en serio: ¿como diseñamos la posibilidad de la espontaneidad? ¿sugerimos que se hagan amiguinos cuando lleven más de X bloques en común? ¿les invitamos valorar los bloques y les presentamos a otros itinerantes que hayan valorado de forma similar los mismos bloques?

          • Pienso que la publicación en blog de las conclusiones sacadas de las lecturas y el hecho de que exista La Matriz ya desencadena una parte importante de ese proceso. Será ver qué se le añade a ese proceso o cómo se mejora, integrando una experiencia quizás más gamificada para los itinerantes, como lo que propones, por ejemplo.

          • Creo que aquí la idea de exigir un mínimo de bloques comunes para empezar a encontrar opciones colaborativas puede ser la clave, va a garantizar tanto que se ha alcanzado “un nivel en el juego” como que se comparten ciertos conocimientos. Un sistema de recomendaciones del tipo habitual, presentando al itinerante a otras personas que han mostrado ese interés por contenidos comunes podría funcionar bien.

  8. Pues sí, evolucionando la idea de reutilizar los bloques (que seguramente era menos ambiciosa cuando yo la planteaba) con todos los matices con que la habéis enriquecido, me queda una foto de contenidos creados a partir de piezas tipo Lego que me encaja bastante.

    Creo además que lo que plantea @david sobre exigir que se supere un mínimo de bloques antes de acceder a herramientas de debate puede garantizar que se participe en ese debate con un mínimo contexto en común y un claro interés.

    Y respecto a la idea de gamificar apuntada por @nat también me parece que puede funcionar muy bien, añadiendo un cierto estímulo a los itinerantes (que ya veo que tendemos a veces a un perfil autodidacta, a ritmo propio e individual) a la vez que mantiene la curva de aprendizaje en los límites adecuados a cada momento y, llegado un punto, abre esas opciones de compartir y debatir en común.

    Es cierto que al principio la idea de no mostrar unos bloques hasta haber superado los anteriores me causaba cierta incomodidad, recordando esos cursos online donde este tipo de límite al aprendizaje libre y personal solo esconde el empeño de justificar horas de formación, pero creo que aquí hablamos de añadir un estímulo y siempre sería el propio itinerante quien decidiese marcar como superados los bloques que considere (él será el único responsable si luego le falta contexto para debatir o continuar aprendiendo).

    Por otro lado, los mismos bloques podrían estar disponibles en una especie de glosario de conociendo común pero ya sin herramientas de seguimiento o debate, por si alguien tiene un interés particular pero no desea hacer un itinerario completo (¿tiene esto sentido para vosotros?)

    En fin, son ideas un poco a vuelta pluma en la modesta opinión del que fué y espera volver a ser itinerante, pero creo que el punto de vista de quiénes como @juanruiz piensan ya en crear algún itinerario va a ser fundamental para darle forma.

    • La idea de ordenar los bloques en una especie de glosario me parece buenísima. De hecho la diferencia entre autores y no autores podría ser que los autores pueden crear bloques y los usuarios normales no, pero pueden armar itinerarios de uso propio con los bloques existentes.

      Pero claro, esto solo tendría sentido en una fase dos, cuando estemos centrados en construir los primeros 200 itinerarios y haya un menú suficiente, pero @manuel debería ir teniéndolo en cuenta para la estructura de la base de datos, claro…

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Otra cosa es el proyecto Europano, donde ya apareció un pequeño grupo de voluntarios que se ofrecieron a traducir las noticias europeas recogidas en esperanto a portugués, italiano y francés. Sin embargo, la verdad es que, llegados a este punto, nuestras capacidades no son infinitas y tenemos que elegir entre el trabajo que conllevaría poner el marcha el proyecto y dedicarle ese tiempo a principal proyecto del Club este año: reinventar la universidad popular y desarrollar el software que ha de servirle de base. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.